Por @lukasgiraldo

Hace unos años tuve la fortuna de ser despedido de mi trabajo. Si usted es uno de esos afortunados que le acaban de dar una patada o está próximo a recibirla y terminará su trabajo de empleado, le tengo una buena noticia. Si tiene que tomar una decisión entre emprender o volver a conseguir trabajo, le puedo contar que emprender es como montarse a trotar en una banda, pero a velocidad 8.

Yo inicié mi emprendimiento hace varios años, pero lo que muchos no saben es que emprender es una decisión que muchas veces no se toma por opción sino porque no queda otra alternativa, sale del instinto de supervivencia que todos llevamos, en términos cliché, el emprendedor no nace, se hace... pero a la fuerza.

Estaba haciendo ejercicio en una máquina trotadora y cuando llevaba 30 minutos a la velocidad 8 que no es ni caminando ni corriendo, sino a un ritmo que soy capaz de mantener, pensé que eso era lo más parecido a iniciar un emprendimiento y lo voy a explicar.

Cuando decides, emprender no tienes vuelta atrás, no puedes decir me detengo un momento y pienso, si me detengo un segundo, la misma inercia me empujaría a caerme. Incluso he llegado a pensar que mientras emprendes es tal la adrenalina que se vive todos los días que no te deja enfermar, simplemente no puedes enfermarte, hay muchas cosas que atender y enfermarse al menos de una gripa, no es una opción mientras emprendes.

La satisfacción de estar montado en una trotadora es similar a la de emprender, sabes que el esfuerzo que realizas es grande pero la dicha de lo que estas haciendo es tu recompensa. Hay momentos en que piensas que no vas a poder seguir, pero te concentras y retomas el ritmo. Busca consejos, pregunta a quienes lo han hecho y cuéntale a todo el mundo en que estás... el hecho de trotar de por si se nota en tu figura, pero la gente te va a preguntar, que estás haciendo que te veo saludable, en el emprendimiento te vas a sorprender de la gente que te va a querer ayudar.

Antes de iniciar (que te despidan) debes irte preparando, es como el calentamiento no debes subirte y poner toda la marcha al momento, debes ir trazando el camino, la idea, trabajar un poco en ella todos los días, sin descuidar tu trabajo, pero lo más importante es que siempre lo tengas en mente.

Soñar es lo más importante en la vida, cuando te propones algo y lo tienes presente, trabajas por eso y poco a poco se va dando el resultado...

Lo más importante que uno tiene en la vida es su propia autoestima, no dejes que nunca nadie te la quite, ni siquiera que te arrebate un poco de ella, prepárate para montarte en tu trotadora y espera el momento adecuado, si eres muy valiente renuncia a tu trabajo y arranca, pero si el destino te pone a un jefe que te despide, sonríe, ya tienes abonado el terreno, es el mensaje que necesitabas y es el momento de hacerlo.

Piensa que cuando te pasan la carta de renuncia lo que te están dando es un tiquete a tu propia trotadora, por eso debes tener tu ropa lista, ponte los zapatos adecuados, empieza en velocidad baja y poco a poco ve subiendo, no te desalientes ni te preocupes por los problemas poco a poco vas encontrando soluciones, siempre la cabeza en alto y empieza a correr, vas a ver que nunca se detiene.

En las empresas como en el ejercicio hay un tiempo que es crítico, en emprendimiento se dice que si superas 3 años funcionando ya superaste lo más duro, en el ejercicio de trotar hay una pared en el kilómetro 30, es una barrera psicológica y física que se debe estar preparado para llegar a ella y no dejar que te supere.

Hacer ejercicio es satisfactorio, pero emprender es ir tras tus sueños, es ayudar cada día a que otros los logren y es trabajar cada día por ser una mejor persona y trascender. Que tan preparado estás para montarte en esa banda?